Archive for the 3 fiambres Category

Dinero fácil (Suma de Letras, 2009), de Jens Lapidus

Posted in 3 fiambres, Escritores europeos, Escritores nórdicos, Hombres que cuentan crímenes, Jens Lapidus, Novela negra with tags , , , , on 1 noviembre 2009 by uncadaverenmiblog

dinero_facilPosa como un modelo pero en realidad Jens Lapidus (Hägersten, Estocolmo, Suecia, 1974) es un abogado criminalista de 35 años que escribe novela negra ambientada en los bajos fondos de Estocolmo. Lapidus comienza sus novelas con citas de James Ellroy y Dennis Lehane pero podría haber citado  a George Pelecanos, el autor con el que en realidad guarda más parecido. Estamos hablando de realismo, bandas, calles, bares, esquinas; historias de los bajos fondos, en definitiva, aunque ambientadas en Estocolmo y sin la dimensión moral del americano. Sí tiene algo de Ellroy pero definitivamente nada de Dennis Lehane y sus irresolubles dilemas morales.

La historia de Dinero fácil gira alrededor de tres personajes muy diferentes a través de los cuales el autor nos mostraría los bajos fondos de Estocolmo: un matón de la mafia serbia veterano de la limpieza étnica en la ex Yugoslavia, un pequeño traficante de drogas de origen chileno y un joven estudiante venido de provincias que conduce un taxi  ilegal por la noche para poder pagarse un tren de vida de pijo rico con sus amigos de la alta sociedad.

Razas diferentes, diferentes orígenes, diferentes edades, pero algo tienen en común: todos desean por encima de todo el dinero que les permita diferenciarse de lo que llaman el suequito medio, con sus calcetines rotos y olor a pies, su conformismo, su civismo, su vulgaridad. Eso les ata al mundo de las drogas, la prostitución, la protección, el blanqueo de dinero, las fiestas de las clases pudientes con droga y call girls. Todo mezclado porque, en ese mundo, no hay  compartimentos estancos.

jens-lapidusA decir verdad, hasta el último tercio de la novela, Dinero fácil me recordaba el mundo de Los Soprano y su envilecedora y aséptica amoralidad; ese catálogo de debilidades humanas gestionado por sociópatas mediocres en todo salvo en su mezquindad, en el conocimiento y el aprovechamiento de la flaqueza humana como medio de ganarse la vida y el desprecio inmisericorde por los débiles y su fragilidad. Pero tampoco van por ahí los tiros de Dinero fácil. Hay un momento en el que el autor cambia el prisma y de la indiferencia moral y el relato aséptico pasa a tomar partido por sus personajes más vulnerables, ingenuos y todavía no totalmente embrutecidos.  Se diría que no aguanta tanto sopranismo.

Lo que queda es una novela interesante pero innecesariamente larga: 616 páginas que podían haberse reducido a 200. Y lo peor es que, a pesar de la longitud, un desenlace apresurado y poco concluyente resuelto en apenas 10 páginas, deja en el aire un montón de flecos de la trama, tal vez para poder tener argumento y personajes con los que continuar su pretendida trilogía. Una buena novela y una oportunidad desperdiciada de haber escrito una novela muy buena.

También de Dinero fácil han realizado una película que se estrenará en enero de 2010 en Suecia. A continuación muestro el trailer.

--------------
Ficha técnica:
Dinero fácil (Suma de Letras, 2009), de Jens Lapidus.
Título original: Snabba Cash (2006)
Calificación: 3 Cadáveres (buena).

Las marismas (RBA, 2009), de Arnaldur Indridason

Posted in 3 fiambres, Arnaldur Indridason, Escritores europeos, Escritores nórdicos, Hombres que cuentan crímenes, Novela negra with tags , , , on 18 octubre 2009 by uncadaverenmiblog

marismas lasDado que el país cuenta con poco más de 300 mil habitantes y menos de 4 muertes violentas al año, la sección de sucesos de un periódico islandés debe de ser más reducida que el suplemento de espiritualidad del Playboy, lo que no quita que  Arnaldur Indridason (Reikiavik, 1960) se las haya apañado para escribir una docena de novelas de crímenes ambientados en Islandia.  Las marismas, premiada como la mejor novela negra nórdica en 2000, fue su tercera novela y la escogida por RBA para presentar en España al autor y a su protagonista: el inspector de Reikiavik Erlendur Sveinsson.

Y en Las marismas no se ha inventado un caso cualquiera, sino uno donde sólo quedan víctimas y ya no hay justicia que impartir; donde conocer la verdad ya no sirve sino para causar más dolor y lo único que reclaman las víctimas que han sobrevivido es que les dejen olvidar y quedarse con las cosas buenas que aún les quedan, si es que les queda alguna.  Estamos en Islandia, la isla de hielo, un lugar en el que cuando no llueve nieva y en invierno sólo hay noche. Es bastante deprimente.

Arnaldur Indridason

Estamos acostumbrados a los antihéroes de la novela negra. Pero, por muy desastrosa que sea su vida, los antihéroes siempre tienen alguna pasión, alguna ilusión. No parece ser el caso del inspector Sveinsson, un hombre con bronca interna permanente, con un cabreo consigo mismo y con lo que le rodea sin válvulas de escape. Cabreado con su matrimonio fracasado, con su soledad, con las historias de injusticia y mala suerte, tristes, que el autor se ha inventado para que las investigue; con la porquería de comida precocinada que compra en el supermercado y él mismo se recalienta en el microondas. Cabreado por tener que transigir con una hija drogadicta y puta que se ha instalado en su casa y que ha decidido tener un hijo como medio para rehacer su vida. La muy estúpida. Cabreado por no tener nada en lo que creer ni por lo que alegrarse.

Como trasfondo, lo que el autor denomina la ciudad de los tarros, los Bancos de genes. Esas instituciones que en nombre de la ciencia y sin nuestro consentimiento parecen reunir más información sobre nosotros y nuestra historia de la que nosotros mismos tenemos. Pero uno no sabe si es un recurso para desarrollar la trama o si está haciendo algún tipo de denuncia. El protagonista está demasiado cabreado para sacar alguna conclusión.

Con todo, la novela es buena; Arnaldur Indridason es un buen narrador. Pero no sé si seguiré con la serie. Hay demasiada poca esperanza, algo que los lectores de novela negra también buscamos.  A pesar de todo, lo buscamos y lo esperamos.

De Las marismas se realizó una película estrenada en los países nórdicos en 2006. A continuación muestro el trailer.

--------------
Ficha técnica:
Las marismas (RBA, 2009), de Arnaldur Indridason.
Título original: Mýrin (2000)
Calificación: 3 Cadáveres (buena).

La invisible (Ediciones B, 2009), de Stella Rimington

Posted in 3 fiambres, Escritores británicos, Escritores europeos, Mujeres que cuentan crímenes, Novela negra, Stella Rimington with tags , , , , on 27 junio 2009 by uncadaverenmiblog

la invisibleSe ha comentado hasta la saciedad que Stella Rimington (Essex, RU, 1939) fue la primera directora del MI5 cuyo nombre se hizo público, que fue la primera mujer con ese cargo y que la tomaron como modelo de M, la jefa cinematográfica de James Bond, personaje que tacha de poco realista porque, según dice, nosotros no matamos a nadie y trabajamos en equipo. Pero a mí me llama más la atención el que fuese promovida como directora tras 24 años de servicio en la organización y el bagaje que eso supone para una escritora de novelas de espías.

No obstante, es inevitable que  la lectura de La invisible –primera novela de Rimington– traiga al lector recuerdos de John Le Carré, maestro absoluto del género y, como ella, un antiguo agente de los servicios secretos británicos. Un Le Carré que se presentó como un escritor prometedor en Llamada para un muerto (1961) y que se consagró con El espía que surgió del frío (1963).  Pero fue con la trilogía que tenía a la Guerra Fría como telón de fondo, a Smiley como protagonista y al agente soviético Karla como rival, con la que alcanzó cotas inigualables: El topo (Calderero, sastre, soldado, espía, editada en 1974), El honorable colegial (1977) y La gente de Smiley (1979). A partir de La chica del tambor (1982), sus novelas comenzaron a ser una excusa al servicio de su ideología y yo dejé de leerle tras la definitivamente tendenciosa Amigos absolutos (2004).

Pero fue el mejor. Y como suele ocurrir en literatura fue en parte debido al protagonista de sus mejores historias, su gran descubrimiento: George Smiley.

Stella RimingtonSmiley: gordo y torpe, un brillante espía y un hombre completamente inadecuado, como fue definido en su momento; o también: un hombre con la malicia del diablo y la conciencia de una virgen. Con sus dudas permanentes y sus esfuerzos por conocer y comprender las motivaciones y las secretas aspiraciones, ilusiones y esperanzas de los demás, Smiley está fuera de cualquier categoría.

Permanentemente retirado del Circus y permanentemente reclamado de nuevo, al final le quedará Ann, su Ann; su aristocrático, hermoso, joven e infiel putón, con el que se casó entrado en los 40, que acabará convirtiéndose en la última ilusión de un hombre sin ilusiones y que siempre tendrá a Smiley esperándola por si un día, una vez más, decide volver. Porque, que la vida es un lugar peligroso por la poca fiabilidad de lo humano, nadie mejor que él lo sabe y por ello hay que extremar el cuidado cuando se eligen los afectos personales, porque -en el mundo de Le Carré- éstos se encuentran por encima de cualquier otra obligación profesional, patriótica o social. Y por paradójico que resulte, la opción final de Smiley es Ann.

Pero estos problemas no los tiene la agente Liz Carlyle, protagonista de La invisible, de la que se podría decir que es una especie de monja funcionaria si no fuese porque no ha hecho voto de castidad, pero que ha renunciado a cualquier tipo de compromiso personal para consagrarse a su organización, a sus jefes y al servicio de su Majestad, hecho que alivia en cierta manera con sus esporádicas y comprometedoras aventuras sexuales y una relación de amor platónico con su jefe. No sé por qué pero no esperaba otra cosa de un alto ejecutivo de una poderosa organización.

Habrá que ver cómo evoluciona la cosa.

--------------
Ficha técnica:
La invisible (Ediciones B, 2009), de Stella Rimington.
Título original: At Risk (2004)
Calificación: 3 Cadáveres (buena).

Huérfanos de Brooklyn (Mondadori, 2001), de Jonathan Lethem

Posted in 3 fiambres, Escritores de EE.UU., Hombres que cuentan crímenes, Jonathan Lethem, Novela negra with tags , , , on 23 mayo 2009 by uncadaverenmiblog

Érase una vez, en Brooklyn

Huérfanos de BrooklynJonathan Lethem (Nueva York, 1964) no es un autor más de novela negra: es un escritor de moda mimado por la crítica literaria y miembro de una generación de escritores de EE.UU. a la que el marketing editorial incluso ha etiquetado con un nombre propio. De hecho, ni siquiera  se trata -como suele ser habitual en este género- de un escritor especializado en novela negra, aunque fuese Huérfanos de Brooklyn la que le permitió dejar de ser un autor minoritario y le reportase fama, premios literarios y reconocimiento.

El libro cuenta la historia de cuatro huérfanos adolescentes de un orfanato de Brooklyn que son  apadrinados por Frank Minna: un mafioso de poca monta que les ofrecerá un modo de vida, un modelo de padre, un hogar, una familia. Una familia sui generis, pero familia a fin y al cabo. La única que conocerán.

Sólo que han pasado los años. Aquellos huérfanos se han adentrado en la treintena y, en cierta medida, siguen siendo aquellos cuatro chavales del orfanato de Brooklyn sin familia y sin futuro, esperando aún entender algo que en su imperfecta familia no han aprendido: en qué consiste ser adulto. Cuando su mentor muere asesinado, Lionel Essrog, el tarado del grupo de huérfanos, el antihéroe, el enfermo de Síndrome de Tourette, se propondrá hacer justicia y descubrir al asesino. Por el camino descubrirá de nuevo quiénes son sus hermanos adoptivos, quién era su padre y mentor y quién no podía ser su madre. Un viaje de la adolescencia a la madurez que tenía pendiente. Porque de eso trata la novela: de familias, de padres, de madres, de hermanos, y de crecer.

Jonathan LethemY también de cultura pop. Lionel Essrog es Dustin Hofman en Rain man, Bogart en El sueño eterno, Robert de Niro en Érase una vez en América. Y muchos otros, porque es un compendio de personajes de películas, cómics y novelas que el autor vuelca en sus personajes junto con toda su cultura pop y los recuerdos de su propia y atípica familia. La cultura pop de su adolescencia, naturalmente, la de Rapper’s Delight y Prince; la de Star Wars, Centauros del desierto; y también los clásicos en blanco y negro que pertenecen a la adolescencia de todos porque es entonces cuando los conocemos y los entendemos por primera vez. Porque, como le pasa a Essrog, como nos pasa a todos, es entonces y sólo entonces cuando  hacemos nuestra esa cultura pop, dejando un poso que recordaremos toda nuestra vida.

————————-

Ficha técnica:
Huérfanos de Brooklyn (Mondadori, 2001), de Jonathan Lethem.
Título original: Motherless Brooklyn (1999)
Calificación: Popera. 3 Cadáveres (buena).

A %d blogueros les gusta esto: