Archive for the Gillian Flynn Category

Perdida (Gone Girl) (Roja y negra, 2013), de Gillian Flynn

Posted in 4 fiambres, Escritores de EE.UU., Gillian Flynn, Mujeres que cuentan crímenes, Novela negra with tags , , , on 1 abril 2013 by uncadaverenmiblog

PerdidaSe ha venido en llamar a una determinada manera de hacer novela negra Thriller Psicológico, y consiste en que el autor revela al lector lo que sus personajes piensan, sienten y desean; lo que parecen y lo que creen que aparentan a los demás. Si está bien hecho, es una manera de narrar un tanto desasosegante porque la novela negra trata sobre el mal, y el mal antes de convertirse en cualquier otra cosa, es pensamiento.

Se considera a Patricia Highsmith la maestra absoluta de esta manera de entender la novela negra. La autora tejana colocaba sobre un trasfondo de superficialidad y banalidad unos personajes que causaban estragos porque eran capaces de ver a los demás como eran pero no se sometían a sus reglas; fríos, amorales, inteligentes y difíciles de detectar, simulan ser como los demás pero no sienten empatía alguna ni parecen respirar el mismo aire que los que les rodean. Por eso, si ven la oportunidad, pueden ahogar al amante de su mujer en la piscina de su chalet, mientras apuran su gin tonic y suena de fondo Ella Fitzgerald, sin que les suban las pulsaciones más que cuando ven el Festival de Eurovisión. Si el autor es bueno, en estas historias se siente la tensión hasta cuando abren la nevera para sacar la leche.

 ¡Qué no hubiera escrito la Highsmith en los tiempos actuales! Aunque de eso parece encargarse Gillian Flynn (Kansas, EE.UU., 1971) porque, como afirma el editor en la contraportada de Perdida (Roja y Negra, 2013), esta novela se parece a lo mejor y más turbulento de la autora de El talento de Mr. Ripley.

Gillian FlynnLos protagonistas de Perdida comienzan jugando a ser Francis Scott Fitzgerald en Nueva York, luego juegan a estar casados. Luego algo se tuerce, y en vez de divorciarse juegan a otra cosa mientras los medios juegan a que informan y la policía juega a que investiga. Aunque lo que conocerá el lector y no los personajes es que, en realidad, todos son  juguetes de un personaje  prestado de una novela de Patricia Highsmith.

Quien eche de menos a la autora de Tejas disfrutará con Perdida. Quien –como el que esto escribe- esperase a la autora de Kansas con impaciencia a  tras leer  la magnífica La llamada del Kill Club, la celebrará por partida doble. Porque de entre las toneladas de novedades de novela negra que se encuentra en los escaparates de las librerías,  Gillian Flynn es -junto con Tana French y Laura Lippman-, lo mejor que nos llega traducido.

——————–
Ficha técnica:
Perdida (Gone Girl) (Random House, 2013), Colección Roja y Negra, de Gillian Flynn.
Título original: Gone Girl (2012)
Tapa blanda.567 páginas.
Calificación: 4 Cadáveres (Muy buena)

La llamada del Kill Club (Viceversa, 2010), de Gillian Flynn

Posted in 4 fiambres, Escritores de EE.UU., Gillian Flynn, Mujeres que cuentan crímenes, Novela negra with tags , , , on 27 septiembre 2010 by uncadaverenmiblog

¿Quién con un mínimo de cultura cinematográfica y literaria no ha oído hablar de Kansas?. Quién no se la imagina formada por hectáreas y más hectáreas de cultivos extensivos de cereal y poblada por granjeros y agricultores vestidos con pantalones vaqueros con peto, camisas de leñador, botas hasta la rodilla y sombreros de paja; visitada de cuando en cuando por huracanes y salpicada por esas iglesias baptistas o metodistas tan blancas, de madera, tan solitarias en mitad de la pradera.

Fue el hogar de Dorothy y su tía Emma en El mago de Oz; la tierra del terrible asesinato –esta vez real- de los Clutter que Truman Capote narró en A sangre fría mientras experimentaba con lo que llamó la novela de no-ficción, ese género que, como le señalaron sus contemporáneos, era un imposible por definición. Pero no creo equivocarme si digo que  Gillian Flynn (Kansas, 1971) se inspiró de alguna forma en la novela de Capote cuando escribió La llamada del Kill Club.

El Kill Club es, en la novela, una asociación marginal de tíos raros obsesionados por investigar asesinatos siempre y cuando hayan sido realmente espantosos y no estén del todo claros. No sé por qué pero me creo que existan cosas así en EE.UU. y más en Kansas.

La masacre de la familia Day es el crimen alrededor del cual gira la novela y la actividad del Club. Libby Day, la protagonista de la historia, sobrevivió a los 7 años al asesinato múltiple que acabó con la vida de sus hermanas y su madre una fría noche de enero de 1985 y su testimonio resultó decisivo para condenar como único responsable a su hermano mayor.

Veinticuatro años después, Libby es una mujer solitaria y asocial, roba cosas, odia los perros (demasiado cariñosos para su gusto), los libros de autoayuda, el sentimentalismo y tiene menos empatía que un contenedor de vidrio del Ayuntamiento de Madrid (desconozco cómo serán los de Kansas). Y lo que es peor, a sus treinta y un años se le ha agotado el dinero de la colecta realizada en su favor tras la muerte de su familia, que le ha permitido vivir sin oficio ni beneficio desde que cumplió la mayoría de edad. Es entonces cuando el Kill Club contacta con ella para que, a su pesar y a cambio de una sustanciosa remuneración, les ayude a aclarar lo que realmente ocurrió aquel 3 de enero de 1985, esos acontecimientos que la pequeña de los Day denomina su lugar oscuro, el último lugar al que desea volver.

Si sumamos Kansas, ficción, un asesinato atroz, el Kill Club, flash-backs, y una superviviente medio sociópata, el resultado es una mezcla de A sangre fría y una película de los hermanos Coen (algo así como Fargo). Una novela para los amantes del humor negro siempre y cuando lo quieran más oscuro que el carbón. Lástima que abuse de la técnica del flash back para narrar los hechos ocurridos antes y durante la noche fatídica; se recrea demasiado en los detalles y corta el ritmo de los brillantes episodios de la investigación del tiempo presente, que es de lo mejor que he leído últimamente.

No sé mucho más de Kansas pero ahora, cada vez que oiga hablar de El mago de Oz o de Truman Capote me acordaré de Gillian Flynn, del Kill Club y de sus miembros; y de Libby Day, que aunque comience la novela afirmando en primera persona que albergo la maldad en mi interior, en realidad, no es para tanto. Debe ser que es de Kansas.

-------------
Ficha técnica: 
La llamada del Kill Club (Viceversa, 2010), de Gillian Flynn.
Título original: Dark Places (2009)
Calificación: 4 Cadáveres (Muy buena)
A %d blogueros les gusta esto: