Asesinato en el Kibbutz (Siruela, 2002), de Batya Gur

Entre las mejores novelas que he leído en los últimos diez años se encuentra Asesinato en el Kibbutz (Siruela, 2002), de Batya Gur (Tel Aviv, 1947 – 2005), la  profesora de literatura que tenía pendiente escribir una novela y escogió el género policiaco porque le ofrecía un  esquema definido sobre el que  volcar las historias que nos quería contar.

Aunque esta es una entrada de homenaje que le debía a la autora y no debería empezar por lo negativo, hay que decir que para mi sorpresa no a todo el mundo le gusta la Gur. Tal vez sea por los diálogos realistas, a veces confusos, o por las diferentes líneas argumentales que se entretejen y que en ocasiones la autora se detiene a describir con parsimonia.  Batya Gur es una de esas autoras que requieren reposo, tiempo para disfrutar su relato y la atención del lector. Pero es de lo mejor que se ha publicado en los últimos diez años.

Es lo que ocurre cuando un autor tiene muchas cosas que contar. El máximo exponente de esto es Asesinato en directo, su novela póstuma, donde parece querer meter todos los personajes y tramas secundarias que tenía pendiente incluir en su serie mientras hace pasar al detective Ohayon por la tortura de dejar de fumar que ella misma tuvo que padecer.  Con todo, es una de sus mejores novelas; al mismo nivel que Asesinato en el corazón de Jerusalén y sólo algo por debajo de Asesinato en el Kibbutz. Batya Gur estaba en plena forma aunque su novela póstuma tiene el aire triste del que sabe que está haciendo algo por última vez. Tal vez por eso añade una coda en la que Ohayon y su hijo  conversan sobre la pureza del país soñado y la realidad sucia en que viven mientras desayunan en una cafetería de Jerusalén; sobre la razón de ser del estado de Israel y si, después de todo, el esfuerzo tiene sentido. En realidad, esas preguntas sobrevuelan todas sus novelas desde el comienzo.

Batya Gur es una especie de PD James en versión judía y melancólica. Como ocurre con la autora inglesa, los crímenes se resuelven poco a poco entre la nostalgia de lo que quisimos ser y la realidad de lo que finalmente fuimos. Por eso no es extraño que los asesinos de sus novelas maten por amor: por amor a una mujer o a un hombre, sí, pero sobre todo a unas ideas, a una comunidad, a una historia personal. Es el procedimiento policial lo que guía la narración pero aunque los lectores de la escritora israelí sabemos que habrá un desenlace, lo más interesante es lo que se observa por la ventana del libro en el camino. Una ventana que además nos da a conocer un país y una comunidad compleja y desconocida para muchos de nosotros, pero no sería buena literatura si no fuésemos capaces de reconocernos en sus personajes y sus historias a pesar de la distancia, más supuesta muchas veces que real pues Israel no deja de ser un pedazo de Occidente en Oriente Medio y tenemos más motivos para identificarnos con ellos de lo que muchos querrían reconocer.

Pero lo que nos resulta evidente a los lectores de Batya Gur no aparece publicado en la mayoría de los obituarios ni en la Wikipedia, donde la proclaman sorprendentemente la Agatha Christie israelí. Otros la han incluido en una supuesta corriente formada por autores de novela negra mediterráneos e incluso la comparan con Vázquez Montalbán. Pocas cosas pueden resultar más injustas porque en lo fundamental hay sólo dos géneros literarios: la buena literatura y el resto. Y Montalbán y Batya Gur no pertenecen al mismo grupo.

Pocos años después de descubrir a la autora israelí nos enteramos con tristeza de que ya no podríamos esperar novedades suyas en las librerías. Tal vez dentro de 20 años –si estamos aquí para contarlo- reediten las novelas de Batya y los que leímos las ediciones de Siruela podamos decir orgullosos que nosotros estuvimos allí; que leímos esas primeras ediciones en español cuando se publicaron y que hicimos de la escritora uno de esos autores que sentimos como nuestros. ¿Nos parecerán entonces tan buenas sus novelas o -como a muchos de sus personajes- nos engañarán nuestros mentirosos recuerdos? EL tiempo y los nuevos lectores decidirán.

——————–
Ficha técnica:
Asesinato en el kibbutz (Siruela, 2002), de Batya Gur.
Título original: (1991) מכביש הרעב שמאלה
Tapa blanda con solapas. 318 páginas.
Calificación: 5 Cadáveres (excepcional)

12 comentarios to “Asesinato en el Kibbutz (Siruela, 2002), de Batya Gur”

  1. Hace bastantes años leí una novela de esta autora -no recuerdo el título- y he de reconocer que no me entusiasmó. De hecho no repetí. Quizás me anime con esta.

  2. uncadaverenmiblog Says:

    Hola, Peke.

    En mi opinión es la mejor de la serie. Pero aunque yo sea un rendido admirador de Batya Gur, por esos misterios de la literatura conozco a bastante gente a la la autora no le dice nada a pesar de que no escasean los admiradores como yo. Pues eso, misterior de las letras.

    Si le vas a dar otra oprtunidad, asegurate de que te tomas tu tiempo.

    Un saludo.

  3. Tengo a esta autora en lista hace tiempo, pero lo uno por lo otro todavía no me he puesto a ello. Tu entrada me ha abierto la puerta.
    Gracias!

  4. uncadaverenmiblog Says:

    Hola, Interrogang. Gracias a tí. Me encantará saber qué te ha parecido y si la recomendación estaba justificada.

    Saludos.

  5. Desde luego, a mi me has convencido de probar con la autora. Apuntada queda entre mis pendientes a que le llegue el turno.

  6. uncadaverenmiblog Says:

    Hola, Altram14. Pues nada, ya nos contarás qué tal.

    Un saludo.

  7. Pues tenía la novela apuntada…. y quizás me anime.

    Pero la comparación con PDJames y lo de tomarse su tiempo me pone alerta. Debió de ser que no me pilló en buen momento cuando leí a PDJames.

  8. uncadaverenmiblog Says:

    Pues si finalmente te animas ya nos contarás.

    Batya Gur es parecida a PD en el sentido de que la investigación es una ventana para describir un ambiente, unos personajes, unas historias. Al final los comprendes gracias al talento de la escritora, el entorno en que se produce la investigación hace más o menos interesante la novela, por eso tal vez sea Asesinato en el kibbutz su novela más lograda, porque el entorno la hace la más interesante.

    ¿Qué leíste de PD?

    Saludos.

  9. LA TORRE NEGRA. Quizás tendría que haberme abierto más a las descripciones, al ambiente, etc. y no estar tanto pendiente de los detalles de la trama policiaca.

    Con Gur intentaré hacerlo.

    Acabé el otro día SIN RETORNO de Pelecanos, que leí por consejo de este blog. La verdad es que la historia te engancha desde la primera página, aunque no sea un libro “policiaco”.

  10. uncadaverenmiblog Says:

    Bueno, por lo menos te gustó una de mis recomendaciones. Si algún día quieres volver a intentarlo con PD te recomiendo Muerteen el seminario o Una cierta justicia.

    Saludos.

  11. Tomo nota.

  12. ¡Muy interesante! ¿También te gustan las novelas de ciencia ficción?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: