Archivo para diciembre, 2010

Giley (RBA, 2010), de Julián Ibáñez

Posted in 4 fiambres, Escritores españoles, Escritores europeos, Hombres que cuentan crímenes, Julián Ibáñez, Novela negra with tags , , , on 19 diciembre 2010 by uncadaverenmiblog

Dicen que hay un Julián Ibáñez (Santander, 1940) amable, pero yo, que me enganché al autor con El baile ha terminado (Roca, 2009), ni lo he conocido ni tampoco lo he vislumbrado.

Ibáñez reúne un buen puñado de requisitos para ser considerado un autor de esos que llaman de culto, como  no vender mucho -aunque lo suficiente como para que no dejen de publicarle- o que hable de él más gente de la que quizás le haya leído y que todos lo hagan elogiosamente, como si de un tesoro escondido se tratase. También ayuda no dejarse ver mucho y a fin de cuentas ser muy bueno en lo suyo, aunque sus libros no sean aptos para todos los paladares.

El Julián Ibáñez que yo he conocido es el escritor de personajes, atmósferas y ambientes. Ambientes que la mayoría de sus lectores me temo que no frecuentamos. Y personajes con los que podríamos coincidir, quizá, en un bar de carretera una noche que pases por Puertollano y pares para ir al baño y tomar un café, pero con los que nunca cruzarías una palabra. Es otro mundo, aquí al lado, cerca, pero en otra dimensión. Están ahí, o tal vez no, porque esto es novela y por tanto ficción, pero seguramente sí. Hay también un misterio que impulsa la trama aunque según el propio autor, el misterio queda deliberadamente aparcado en segundo plano. Aquí lo que importa es lo que los personajes ven, oyen, hacen y dicen. Y lo que huelen, y lo que tocan; ylos lugares donde todo ocurre.

Personajes que van tirando. Ni inteligentes ni estúpidos; ni generosos ni altruistas; clientes habituales de putas tristes y consumidores de cerveza barata y alcohol de garrafón en vasos de tubo en bares de carretera con farolillos o garitos ilegales de juego amueblados con muebles de fornica y puertas de latón. Pobres diablos, solitarios y malos.

En la única entrevista que he encontrado del autor en Internet afirma que aunque no encuentre explicación concluyente, éste es el tipo de personajes que le interesan:

viven en el presente, no les interesa el pasado ni tampoco el futuro.

No se lamentan ni se compadecen. Practican sexo chungo y a veces se encoñan. Si alguna vez lloran no lo hacen en la novela. A este tipo de novelas los personajes vienen llorados. Son unos pobres diablos y esto es un hard boiled español sin héroes ni grandeza.

——————–
Ficha técnica:
Giley (RBA, 2010), de Julián Ibáñez.
Tapa blanda con solapas. 204 páginas.
Calificación: 4 Cadáveres (Muy buena)
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: