Archivo para octubre, 2010

Guía de la novela negra (Errata Naturae, 2010), de Héctor Malverde

Posted in 4 fiambres, Ensayo, Escritores españoles, Escritores europeos, Hombres que cuentan crímenes with tags , , , , on 9 octubre 2010 by uncadaverenmiblog

Lo importante son los libros

A los que nos gusta la literatura nos suelen gustar también los libros que hablan de libros y en particular las reseñas literarias, un género que basta asomarse a los suplementos literarios de los periódicos para darse cuenta de que no atraviesa su mejor momento.

Así que los aficionados estamos de enhorabuena: ciento treinta y seis autores y ciento cincuenta reseñas, una guía de novela negra construida reseña a reseña, libro a libro pues después de todo son los libros los protagonistas absolutos de la literatura.

Luego vendrán los especialistas y nos explicarán que existen los géneros, que unos autores influencian a otros, que en esta época predominaba este estilo y que este subgénero surgió en aquella década. Y todo eso está muy bien, pero lo principal, lo innegociable, son los libros, las historias que nos cuentan, las emociones que nos provocan, las sensaciones que nos transmiten. Como afirma el autor en el prólogo, no se trata de definir lo que es la novela negra. Mejor así, mejor dejar el género en esa indefinición que consiste en que todos sepamos lo que es sin que en realidad podamos definirlo con propiedad. Asumamos que cada uno de nosotros tiene una idea diferente: lo importante son los libros.

Desde Arthur Conan Doyle hasta Michael Connelly pasando por Hammett, Dorothy SayersMankell. Son muchos los autores que nos trae esta guía y entre ellos hay bastantes que no he leído, por lo que agradezco doblemente la referencia. Hay también alguna significativa ausencia y, por supuesto, no pocas desavenencias: yo adoro a Fred Vargas, y valoro tanto a PD James que la pondría entre los cinco mejores escritores de novela negra de todos los tiempos.

Pero estas reseñas no son –afortunadamente- dogmáticas definiciones ni científicas catalogaciones de autores y obras sino valoraciones personales de un aficionado que se divierte escribiendo sobre libros. Ningún problema, al contrario: yo soy de los que se gasta un euro en el Marca sólo para leer las crónicas de Santiago Segurola cada vez que juega el Madrid, aunque con frecuencia tenga la sensación de que no hemos visto el mismo partido.

Y en no pocas ocasiones siento que Héctor Malverde -sea quien sea este autor- y yo no hemos debido de leer la misma novela. Pero eso no es lo importante. Lo importante es que hay alguien ahí fuera que también lee. Que siente, se emociona, ríe, se sobrecoge, se apasiona por la literatura y transmite esta pasión. Que hay escritores que escriben buenos libros y lectores que los leen y disfrutan con ello. Como yo. Porque en definitiva lo importante son los libros, los buenos libros. Y por eso recomiendo esta guía de novela negra.

Anuncios

Abrázame, oscuridad (RBA, 2010) de Dennis Lenahe

Posted in 4 fiambres, Dennis Lehane, Escritores de EE.UU., Hombres que cuentan crímenes, Novela negra with tags , , , on 2 octubre 2010 by uncadaverenmiblog

El regreso del detective de Boston

Rebus ha colgado la placa; PD James, la pluma; Mankell jubiló con rabia a Wallander; a Pelecanos nos lo traducen con cuentagotas y lo mismo podemos decir de Laura Lippman; Lawrence Block sigue perdido e ignorado, como casi siempre ha estado por las editoriales españolas. Quedan pocos valores seguros que además cuenten con una editorial fiel. Sigue estando Ellroy, está Connelly, y poco más. Pero entre los que quedan está Dennis Lehane.

Desde que abandonó a su pareja de detectives Kenzie-Gennaro en 1999 no hay una sola entrevista en la que no le pregunten si van a volver. Y él responde que sí, que lo harán, que está esperando a que llamen a su puerta:

Y todavía no lo han hecho –afirmaba en una entrevista tras publicar Shutter Island-Los veo y donde quiera que me los imagine están en una habitación de un hotel del caribe, por alguna razón, y el teléfono suena. Y uno de ellos dice “no lo cojas, es él [Dennis Lehane]”

Y ya han debido de llamarle porque se anuncia para noviembre la publicación de la sexta entrega de la serie, en inglés, tras doce años de ausencia.

Dorchester, el último de los barrios irlandeses de Boston y el lugar donde nació y creció Dennis Lehane es el lugar perfecto para ambientar sus novelas cargadas de violentos dilemas morales que tienen como trasfondo la familia, la educación y el amor de los padres a los hijos, o su ausencia. Sus argumentos incluyen personajes que se conocen desde la escuela, en esa época donde se forjan las amistades y los odios, donde se fabrican los sueños y se incuban las frustraciones, una época en la que casi toda la suerte está echada, para bien o para mal. Un barrio al mismo tiempo siniestro y familiar donde se veían los pobres pero no la pobreza y que según el propio autor es un mundo que ya no existe porque este tipo de barrios étnicos desapareció en los 80.

Los diálogos rápidos, la acción, las descripciones con las que nos hace palpar la atmósfera de sus novelas, los símiles, las metáforas, el sentido del humor; todo esto lo toma de lo mejor de la tradición de la novela negra de EE.UU. Una buena metáfora del tipo me sentí como si me hubiera tragado un jersey de lana, vale más que mil palabras y además arranca una sonrisa en el lector y en esto no hay nadie hoy en día a la altura de  Lehane.

Supongo que hay que ser americano para escribir así. Pero aunque también sea compatriota suyo resulta curioso que el escritor al que afirma sentirse más próximo sea George Pelecanos. Lehane es más absorbente, más ágil, más divertido; sus diálogos y descripciones a veces resultan excepcionales y es el escritor de novela negra moderno más cinematográfico. Pero a pesar de sus virtudes como narrador, al final de sus libros es Pelecanos el que puede ofrecer al lector una mayor solidez, credibilidad y profundidad moral.

Porque tal vez la serie de Kenzie-Gennaro tenga un defecto de origen, después de todo Lehane escribió la primera novela de la serie durante el curso de postgrado y fue llegar y besar el santo. En Plegarias en la noche (1999), la última novela de la serie hasta la fecha, Lehane comienza la novela convirtiendo a Patrick Kenzie en Lew Archer investigando las miserias familiares de un matrimonio de clase alta cuya hija supuestamente se ha suicidado. Tras propinarle una brutal paliza a un violador pasa a narrar un enfrentamiento con la mafia de Boston para después atascarse, volver a reconducir la historia y rematar con un baño de sangre del que sale victorioso gracias a su amigo psicópata Bubba. Demasiado errático para ser verosímil.

El defecto de Lehane puede tener que ver con su protagonista, una especie de duro sensible, postmoderno; es un macho alfa que rebosa testosterona por todos sus poros pero antes se mete en un cine a ver una de Steven Seagal que muestra algún rasgo que se pueda considerar como machista. Y para cuando hay que hacer de Harry el Sucio Lehane se ha inventado a Bubba, un amigo psicópata que le hace eso, el trabajo sucio. En el fondo a este personaje le falta un hervor.

Pero las virtudes del narrador Lehane superan con mucho sus defectos y las historias de detectives siguen teniendo algo que no puede ofrecer con ninguna otra novela de las que ha escrito. Además la pareja Kenzie-Gennaro es de las que envejecen, maduran y evolucionan, y con ellos el autor.  Y para el lector los personajes se convierten en viejos amigos de los que quiere saber qué fue de ellos. Tal vez por eso y a pesar del éxito de las novelas que ha escrito después el público sigue demandando historias de Kenzie-Gennaro una década después de que las interrumpiera.

Quizás previendo el próximo lanzamiento de la nueva novela de la serie, RBA está publicando las que permanecían inéditas. Un trago antes de la guerra (1994) fue la presentación; Abrázame, oscuridad (1996) que acaba de ser publicada en España  la más violenta y brutal y también la consolidación; Desapareció una noche (1998), la mejor de la serie y  en Plegarias en la noche (1999) ya daba signos de cansancio. Pero todas merecen mucho la pena.

-------------
Ficha técnica:  Abrázame, oscuridad (RBA, 2010), de Dennis Lehane.
Título original: Darkness, Take my Hand (1996)
Calificación: 4 Cadáveres (Muy bueha)

A %d blogueros les gusta esto: