El protocolo Sigma (Umbriel, 2009), de Robert Ludlum

Con casi trescientos millones de ejemplares vendidos y quince películas basadas en sus novelas, no creo que a Robert Ludlum (Nueva York, 1927 – Naples, Florida, 2001) le hubiese inquietado demasiado el poco aprecio de la crítica literaria que sufrió en vida. De sus novelas  se ha dicho que las conspiraciones internacionales que nos cuenta son inverosímiles, que sus personajes tienen la profundidad de una piscina para niños y que su estilo literario es un tanto plano, chato.

Y todo eso es verdad. En Ludlum no hay espacio para la sugerencia, para lo implícito; todo lo que hay de reseñable lo describe, y no deja nada para la imaginación del lector; pero ya quisieran muchos ambientar sus novelas con esas descripciones de las frías y hostiles ciudades europeas, sus calles, aeropuertos y centros comerciales. No se puede negar que sus personajes no poseen gran desarrollo psicológico, pero menos aún tenían los de Stieg Larsson y ha recibido elogios de autores galardonados con el premio Cervantes. El lector tiene que poner de su parte para aceptar sus poco creíbles tramas, pero tras la aparatosa conspiración se encuentra una historia de personas independientes contra organizaciones que no perdonan, contra el poder, sus reglas y sus exigencias.  Según afirmaba el autor neoyorquino siempre he preferido el conflicto entre individuos a la batalla de las ideologías. En Ludlum, la única ideología de  los poderosos es el poder, y el único obstáculo para su éxito, un reducido número de personajes vulnerables e incorruptibles. Genuinamente americano.

En la versión cinematográfica de la serie de Jason Bourne –su personaje más logrado- el ex agente de la CIA acabó convertido en un fugitivo porque su pecado no podía ser perdonado por aquellos a los que había desafiado ni por sus sucesores, y aunque pudiese derrotar a las personas, no podía hacer lo mismo con las organizaciones. En El protocolo Sigma, la última novela que escribió, no cuenta con un personaje tan carismático como Bourne, a cambio se ha inventado una organización que va más allá del poder, la influencia y la riqueza y que cuenta con una capacidad ilimitada para corromper. Me puedo creer, porque esto es literatura y porque quiero entrar en el juego, que exista algo como Sigma; acepto que Ludlum no sería un escritor de bestsellers si no ganaran los buenos, pero el pueril desenlace de la novela y el  fin de Sigma estropea lo que de aprovechable tiene la historia.  Y al final, es con eso con lo que te quedas.

Aunque se ha anunciado para este año el estreno de una película basada en El protocolo Sigma dirigida por el brasileño José Padilha (Tropa de élite, 2007), aún no han lanzado el trailer. Muestro a continuación el de una de las películas de la excelente serie de Bourne protagonizada por Matt Damon.

-------------
Ficha técnica:
El protocolo Sigma (Umbriel, 2009), de Robert Ludlum.
Título original: The Sigma Protocol (2001)
Calificación: 2 Cadáveres (entretenida).

4 comentarios to “El protocolo Sigma (Umbriel, 2009), de Robert Ludlum”

  1. Hombre, menos mal que por fín veo a alguién cuestionar el estilo de Stieg Larsson.

    En cierta ocasión escribí algo en esta línea en el blog de una semanario en el que colaboro habitualmente y me dieron hostias hasta en el D.N.I.

    De paleto misógino para arriba.

    Y eso que aprovechaba la misma entrada para recomendar la comparación de su trabajo con novela de Peter Robinson “El Camaleón”, que me parece que toca un tema similar con una calidad infinitamente superior.

  2. uncadaverenmiblog Says:

    Hola, Hormigos. Yo de Larsson me he leído sólo la primera de su trilogía y sin parecerme mala, no creo que fuese la bomba, aunque si por su esilo literario fuese, la verdad es que es bastante malo.

    Y ni comparación con Peter Robinson, claro.

    Saludos.

  3. Hormigos Says:

    Puestos a pasar frío, mejor con el Martin Beck de Sjöwall y Wahlöö.

    Por cierto, RBA está reeditando sus novelas, y es el momento perfecto para ver hasta que punto han “innovado” los nuevos autores escandinavos.

  4. JOSÉ DIEGO Says:

    Comparto tu visión general sobre Ludlum, he leído varias novelas y su calidad es muy variable. Consigue mostrar muy bien las conspiraciones- especial para conspiranoicos- pero la realidad es que si no es verdad lo cuenta muy bien.
    No he leído Sigma y suscribo la mala impresión literaria que me crearon las dos primeras novelas de Larsson, a la tercera no llegué.
    Gracias por el trabajo que haces con tu página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: