Archivo para enero, 2010

El hombre inquieto (Tusquets, 2009), de Henning Mankell

Posted in 4 fiambres, Escritores europeos, Escritores nórdicos, Henning Mankell, Hombres que cuentan crímenes, Novela negra with tags , , , on 27 enero 2010 by uncadaverenmiblog

Qué tiempos aquellos en los que resultaba novedoso la aparición de un autor de novela negra sueco. Hoy, casi veinte años después de la publicación de la primera novela de Wallander que nos mostró a los aficionados la Suecia moderna, la serie llega a su fin y el final viene acompañado por los recuerdos y la nostalgia que produce el haber cumplido años junto al personaje. Y es inevitable sentir melancolía porque los que vengan serán mejores o peores, pero ya ninguno de ellos será como Kurt Wallander.

Cierto es que el que nos deja es Wallander y no Henning Mankell (Estocolmo, 1948), pero el personaje y su mundo en la pequeña Ystad, en el sur de Suecia, han estado siempre muy por encima de las tramas que Mankell nos proponía. Más aún cuando –como ocurre con El hombre inquieto– nos presenta una forzada conspiración internacional en la que, un tanto a destiempo, trata de ajustar cuentas con la Guerra Fría y su –al parecer- poco satisfactorio final.

Le ha pasado a Le Carré y le pasa a Mankell: con el tiempo la desorientación y las pretensiones de los viejos novelistas progres van a más; es decir, a peor. Si en Antes de que hiele (Tusquets, 2002), Mankell equiparaba el terrorismo islamista con  sectas cristianas, en El hombre inquieto equipara moralmente las democracias occidentales con los países que se encontraban tras el telón de acero; la OTAN con el Pacto de Varsovia; EE.UU. con la extinta URSS. Y aunque ésto no lo vayamos a echar de menos (por lo menos algunos de sus incondicionales), tampoco nos consuela, porque vamos a extrañar todo lo demás.

Porque El hombre inquieto no sólo es el final de Wallander sino el fin de una época, el final de una generación. Y Mankell se muestra cruel con ellos. Tantos años temiendo el futuro y resulta que el futuro ya está aquí y es tan triste como parecía que iba a ser, solo que un poco peor. Soledad, alcoholismo, enfermedad, muerte, sinsentido… Mankell se ceba con Wallander, al que hace padecer alzhéimer, pero no le va mucho mejor al resto de los personajes de su quinta. Y no se puede acusar a Mankell de no ser coherente: socialdemócrata, ateo y materialista hasta el final y sin fisuras ni dudas, Mankell hace ser a Wallander como es él mismo, pero es consecuente y no le va a ahorrar ni un gramo de amargura, ni uno solo de sus temores ni el cabreo sordo de los agnósticos convencidos con ellos mismos y lo que les rodea; y no va a disimular el nada apacible lugar al que le llevan sus creencias. Tal vez ese sea uno de los grandes méritos de Mankell.

Éste vídeo es un tributo al policía de Ystad basado en imágenes de la miniserie Wallander, producida por la BBC y protagonizada por Kenneth Branagh.

-------------
Ficha técnica:
El hombre inquieto (Tusquets, 2009), de Henning Mankell.
Título original: Den Orolige Mannen (2009)
Calificación: 4 Cadáveres (muy buena).
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: