Desapareció una noche (RBA 2001), de Dennis Lehane

Desapareció una nocheSe suelen dar por supuesto dos hechos que en apariencia son difícilmente rebatibles: que no hay crimen más horrendo que el que atenta contra un niño y que no hay mayor amor que el que experimenta un padre o una madre por sus hijos. Lo primero es difícil ponerlo en duda; lo segundo, es matizable porque la experiencia nos dice que este amor no siempre se da.

Porque el amor -se quiera o no- es una opción personal, no necesariamente tan natural y espontánea como se nos muestra en las películas de Hollywood infectadas de sentimentalismo moral, tan anglosajón. Un sentimentalismo que me da que Dennis Lehane, americano de Boston de origen irlandés y educado en una escuela católica detecta y rechaza.

Tan aficionados a las estadísticas, los americanos conocen la probabilidad de que aparezca un niño cuando han pasado uno, dos, tres días, tras su desaparación. Cuántos de entre los que desaparecen se han escapado de casa, cuántos ha sido secuestrados por sus familiares, cuántos han tenido un accidente y cuántos no van a volver a ser vistos jamás, dejando  atrás -como nos dice el autor- un silencio al que nadie quiere habituarse y que no dejará nunca de gritar. Pero no hay estadísticas que reflejen cuántos fueron queridos y cuántos no. No las hay en ningún país del mundo.Dennis Lehane

Con este trasfondo tan dramático, Dennis Lehane crea una trama en la que ni los personajes ni el lector pueden tomar una decisión y quedarse satisfechos. Un violento dilema moral sin solución porque para la situación planteada no hay salida. Y no la hay porque, como sostendrán algunos de los personajes de la novela, si convenimos en que los niños son lo primero se da por descontado que entregar la vida es un sacrificio que entra dentro de los cálculos. Lo que no está tan claro es que dentro de estos cálculos entre la necesidad de matar. O tal vez sí. En eso consiste el dilema.

Literariamente, Dennis Lehane tiene un talento especial para describir ambientes, personajes, emociones y estilos de vida. Léanse si no las tres páginas y media del prólogo, que son un ejemplo de cómo la línea recta no es en literatura ni el mejor modo ni el más directo de describir emociones; en literatura funciona mejor el rodeo, la sugerencia y lo implícito. Aunque yo le pondría un pero: lo que le funciona a la hora de describir ambientes y transmitir sensaciones que conoce no le funciona tan bien cuando se trata de definir a la pareja de detectives protagonista, algo insustancial. Como si su talento le fallase cuando de lo que se trata es de crear personajes de la nada, aunque reconozco que ésto puede ser una apreciación personal.

En fin, un libro para los que nos gusta que la novela negra tenga una razón de ser y no nos importa que nos planteen dilemas que no sabemos resolver.

Hay que decir también que Lehane es un escritor que se lleva a las mil maravillas con el cine. Si en 2003 Clint Eastwood llevó al cine Mistic River y en 2009 se anuncia el estreno de Shutter Island dirigida por Scorsese, en 2007 Ben Affleck debutó en el cine con “Adiós, pequeña, adiós”, adaptación de Desapareció una noche. Aquí pongo el trailer.

--------------
Ficha técnica:
Desapareció una noche (RBA, 2001), de Dennis Lehane.
Título original: Gone, Baby, Gone (1998)
Calificación: 5 Cadáveres (Excepcional).

2 comentarios to “Desapareció una noche (RBA 2001), de Dennis Lehane”

  1. Juditaonthesand Says:

    También muy recomendable ‘Ni una palabra’, de Harlan Coben.

    Y otra recomendación. El otro día visité el web:

    http://www.dieznegritos.rbalibros.com/

    Se ve que se ha creado especialmente para conmemorar el 70 aniversario de la publicación de la novela de Agatha Christie. Yo, personalmente, prefiero otros títulos de la autora pero os recomiendo este microsite. Además si os gusta escribir hay un concurso para escribir un nuevo final de la novela. Sortean un viaje a Londres…

  2. uncadaverenmiblog Says:

    Hola, Judita. Gracias nuevamente por tu comentario.

    Tengo muchas ganas de leer algo de Harlan Coben. Ni una palabra es la última novela del autor traducida al español, ¿no?

    Fíjate, a mí Diez negritos es una de las que más me gustaron de Agatha Christie. Ojalá no la hubiese leído ya …

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: