Archivo para diciembre, 2008

Un cadáver en el Koryo (Factoría de ideas, 2008), de James Church

Posted in 3 fiambres, Escritores de EE.UU., Hombres que cuentan crímenes, James Church, Novela negra with tags , , on 30 diciembre 2008 by uncadaverenmiblog

un-cadaverAlgo raro debemos tener los lectores compulsivos de novela negra para que, una mañana de tus vacaciones, te encuentres abriendo un libro  ambientado en uno de los dos o tres países del mundo con menos encanto para tomarse unos días de descanso.

Aunque, hete aquí, que Corea del Norte tiene cosas sorprendentes para ofrecer al turista.  Cuenta, para empezar, con el  hotel Koryo, el mejor hotel del país, cuyas raídas moquetas engañan al visitante pues dispone de TV en color en todas las habitaciones donde se sintonizan hasa tres canales. Y como atracción turística especial, hay siempre alguien escuchando hasta lo que piensas, y no es el servicio de habitaciones. ¡Ah! bueno, además, ocasionalmente aparecen finladeses muertos en sus habitaciones.

Si el visitante está de humor y no le importa dormir en las estaciones mientras soporta retrasos de  trenes de varios días, también puede dejarse guiar por el autor de esta novela – un oficial retirado de la CIA especializado en el lejano oriente – y realizar un melancólico tour por las zonas rurales del país y el ondulado paisaje de los suaves montes norcoreanos, por lugares que no aparecen en Google Maps y donde pareciera  que todo el mundo pregunta y responde utilizando metáforas.   Todo esto acompañado por los versos de poetas coreanos milenarios que nunca supieron lo que era un responsable de seguridad local.

Hotel Koryo, en Pyongyang

Hotel Koryo, en Pyongyang

Y si estas atracciones no son lo suficientemente exóticas, el visitante puede contemplar a la auténtica víctima de esta novela negra como el carbón:   gente de carne y hueso que se pregunta si es para esto para lo que libraron una guerra contra el Japón y, poco después, una sangrienta guerra olvidada que destruyó lo que quedaba del país. Pero así suelen comportarse los totalitarios: primero te piden que mueras defendiendo la nación y luego te matan si se te ocurre defenderte a tí mismo.

Si además de todo esto uno acabase la novela sabiendo en qué ha consistido la trama, ya sería para nota. Porque pase que pueda haber en Corea del Norte un policía con un sospechoso parecido a Philip Marlowe, pero no estaría de más que uno acabase la novela y supiese qué pintaban los finlandeses, el cadáver en el Koryo, el agente de Inteligencia irlandés o los coreanos japoneses. Valga como resumen que, como primera novela del autor, se lee con interés y curiosidad, y consigue transmitir la melancolía de un país tan sufriente como fallido.  Pero me temo que en la próxima tendrá que mejorar  la trama y proponer una que tenga algo más de sentido.

Mientras, voy a ver si para variar me compro una novela ambientada en Chamberí o, mejor, en mi propio barrio, Chamartín, para que pueda recorrer paseando los lugares en que se desarrolla la trama y ver si realmente son como los pintan. Aunque por otro lado ¿por qué voy a leer una novela ambientada en el barrio en el que vivo y crecí? No, eso dejémoslo para los escritores barceloneses que escriben para su fiel público local y algún despistado en Madrid, y consideran a un pésimo escritor como Vázquez Montalbán el no va más.

--------------
Ficha técnica:
Un cadáver en el Koryo (Factoría de Ideas, 2008), de James Church.
Título original: A Corpse in the Koryo (2007)
Calificación: Exótica. 3 Cadáveres (Buena).

Anuncios

Ramata (Rocaeditorial 2008), de Abasse Ndione

Posted in 4 fiambres, Abasse Ndione, Escritores resto del mundo, Hombres que cuentan crímenes, Novela negra with tags , , on 27 diciembre 2008 by uncadaverenmiblog

ramata1Catalogada como novela negra por los editores, en sentido estricto Ramata no pertenece éste género a menos que se entienda como tal el estar ambientada en el África negra.

Por una vez, para saber lo que el destino depara a la protagonista de la novela, la bella y fría Ramata Kaba, la deseada, la mujer que no conoce el placer y que es incapaz de amar, al lector le bastará con leer el prologo del libro y conocerá el fatal desenlace, lo que convertirá la historia en una tragedia griega contada al estilo senegalés de los griots o contadores de cuentos rurales del país africano.

Quedará por saber qué camino va a elegir la fatalidad para ajustar las cuentas con el pasado de Ramata y el de los que la rodean, y qué tendrá que ver el desenlace final con la olvidada muerte de un hombre justo e inocente.  Una fatalidad que actuará como un Conde de Montecristo sin rostro, sin odio y sin corazón, hasta que los implicados hayan pagado con creces el precio de sus crímenes. Aunque de entre todos ellos, será la odiosa Ramata la única que podrá alegar un atenuante que mueva a la compasión.

abasse3

Abasse Ndione

Aunque me maten los galdosistas por la herejía, Ramata tiene algo del Galdós de Fortunata y Jacinta: por lo costumbrista, por lo realista, por el trasfondo político y por la manera de entender y describir las pasiones humanas, principalmente de las mujeres; y por esa capacidad de hacer que el lector se encariñe con los personajes y los sienta suyos, aunque se trate del Senegal contemporáneo.  Supongo que a eso se le llama universalidad, cualidad que poseen los grandes escritores, como Abasse Ndione (Senegal, 1946), que de hecho es considerado uno de los mejores narradores africanos contemporáneos.

En el epílogo de la novela, entre el humo del tabaco del bar, el aliento a vino y cerveza y el olor a amoniaco procedente del cuarto de baño, el autor -convertido en un personaje más  que escucha con atención el relato del narrador-   hará balance de su propia novela:

lloré, me regocijé, sonreí, me alegré, me entristecí, me estremecí, supliqué piedad para sus personajes, pensé en Dios, […] reí, dudé, grité de indignación […]

Como homenaje al autor y a su país, incluyo en la reseña un vídeo con imágenes del Senegal, acompañado por la melancólica música del senegalés Ismael Lô, que bien podría servir de banda sonora de esta magnífica novela.

--------------
Ficha técnica:
Ramata (Roca Editorial, 2008), de Abasse Ndione.
Título original: Ramata (2000)
Calificación: Fatalista. 4 Cadáveres (Muy buena).

Chicago way (Rocaeditorial, 2008), de Michael Harvey

Posted in 3 fiambres, Escritores de EE.UU., Hombres que cuentan crímenes, Michael Harvey, Novela negra with tags , , on 12 diciembre 2008 by uncadaverenmiblog
En El halcón maltés, Sam Spade replicará a la asesina de la que se ha enamorado cuando ésta le suplique que no la entregue a la policía:

Mírame y dime la verdad —le dijo [ella]—. ¿Te hubieras comportado así si el halcón hubiese sido auténtico y hubieras recibido tu parte?

—¿Qué importa eso ahora? No estés tan segura de que tengo tan poca honradez como algunos dicen. Esa fama puede ser conveniente, pues te trae a la puerta asuntos caros y te facilita las cosas al luchar contra el enemigo.

Brigid O’Shaughnessy, la hermosa mujer fatal que ha matado al socio de Sam Spade no entiende nada: sabe que Spade – como tantos antes que él – está colado por ella pero aún así está dispuesto a entregarla, así que se pregunta si en el fondo no será todo una vulgar cuestión de dinero. Definitivamente ha entendido al personaje de Dashiell Hammet tan poco como muchos novelistas modernos de novela negra.

Porque así eran los personajes de Hammett: se enamoran de asesinas, tienen mala fama, hacen el primo, pero tienen claro quién es el enemigo. Ahora bien, hay que tener el talento de Hammett hacer sentir al lector la emoción de un hombre que entrega a la silla eléctrica a la mujer que ama. Y eso no se imita. Como diría Johnny Caspar en Muerte entre las flores (adaptación de dos novelas de Dashiell Hammett), estamos hablando de ética, estamos hablando de carácter, estamos hablando de amistad. Estamos hablando de novela negra y de literatura de la buena.

¿Y tiene algo de esto la novela de Michael Harvey?

Desde la primera página, cuando el detective privado y ex-policía protagonista de la novela recibe en su despacho la visita de un antiguo compañero del cuerpo para hablarle de un viejo caso, uno ya sabe el tipo de novela que se le ofrece:

Detecté a Gibbons antes de verlo […] Desde la cintura a los hombros era de una sola dimensión: enorme. […] por los orificios de sus narices se podían divisar los cuartos trasteros de los últimos callejones de Chicago.

Está claro que imitar a Chandler no va a salvar su novela, pero si comparásemos a todos los novelistas con el autor de Adiós Muñeca, pocas novelas salvaríamos de la quema.

Y Sin ser Adiós, Muñeca, Chicago Way es una novela más que digna. Añade además algunos elementos que el autor domina a la perfección como son el ritmo frenético, y el mantener la historia siempre por delante del lector, aunque para ello haya metido en la novela todo lo que se le ha ocurrido: viejos crímenes sin resolver, asesinos en serie, corrupción, mafia, voces del pasado que claman venganza. Quizá demasiada cosa. Pero el americano Michael Harvey es guionista de series de TV y sabe como meter en un episodio de 40 minutos una historia que un guionista europeo habría contado en una película de 3 horas.

Ya se ha publicado su segunda novela, The Fith Floor, ambientada también en Chicago y de la que hay disponible un trailer en YouTube aunque todavía no ha sido publicada en español.

Su primera novela es desde luego recomendable así que posiblemente, compraré también esta segunda. Aunque en el fondo todos sabemos que cuando hablamos de novela negra hablamos de algo más: hablamos de ética, hablamos de carácter, hablamos de amistad.

--------------
Ficha técnica:
Chicago Way (Rocaeditorial, 2008), de Michael Harvey.
Título original: Chicago Way (2007)
Calificación: Una digna actualización de los clásicos. 3 Cadáveres (Buena).

A %d blogueros les gusta esto: