Ocho millones de maneras de morir (RBA, 2008), de Lawrence Block

Había una canción de Rubén Blades, Pedro Navaja, en la que el cantautor panameño nos advertía de que ocho millones de historias tiene la ciudad de Nueva York. Gracias a este libro, uno aprende que ese era el título de un exitoso programa de TV que el autor de esta novela, ambientaba en Nueva York a principios de los 80, estaría parafraseando. Aunque hubiese resultado menos comercial, la novela podía haberse titulado también ocho millones de solitarios, putas, chulos, perdedores, reuniones de Alcohólicos Anómimos, Iglesias, pensiones y bares de mala muerte tiene la ciudad de Nueva York; ocho millones de maneras de sobrevivir, de sobrellevar una depresión y de pasar el síndrome de abstinencia, de entre las que averiguar quién ha matado a una prostituta que a nadie le importa es sólo una más.

Cómo con estos mimbres se puede hacer una novela, si no optimista, sí esperanzadora y – como dirían los americanos – inspiradora, permanece en el secreto del selecto club de escritores fundado por Hammett y Chandler en el que habrían aceptado a muy pocos socios. Entre ellos, a Lawrence Block (no, a Montalbán no lo hubieran aceptado ni para servir cafés).

Por desgracia, el prestigio internacional de Block no alcanza el mundo de habla hispana, a juzgar por el reducido número de traducciones del autor.

Y es una lástima porque, por mucho diálogo ingenioso que metan en la novela y mucho símil ocurrente, son muy pocos los escritores capaces de crear personajes de carne y hueso . Muy pocos los autores que, a pesar de tanta soledad, tantos litros de café, tanto vacío, tanta turbidez y tanta decepción; en definitiva, a pesar de tanta verdad, consiguen que el lector acabe la novela con una sonrisa porque, aunque es frágil, la esperanza no está perdida. Pues como nos repetía el borracho de la canción de Rubén Blades, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

--------------
Ficha técnica:
Ocho millones de maneras de morir (RBA, 2008), de Lawrence Block.
Título original: Eight Million Ways to Die (1982)
Calificación: Un clásico. 5 Cadáveres (excepcional).

2 comentarios to “Ocho millones de maneras de morir (RBA, 2008), de Lawrence Block”

  1. Anonymous Says:

    Buena reseña, me haré con el libro

  2. […] entre lágrimas su alcoholismo en una sesión de Alcohólicos Anónimos, en la última página de Ocho millones de maneras de morir.  Han pasado diez años y ahora Mathew Scudder es un sobrio y atormentado alcohólico que pasa el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: