El poder en la sombra (Grijalbo, 2008), de Robert Harris

El multimillonario contrato que el ex primer ministro británico (un personaje basado en Tony Blair) ha firmado con una editorial de EE.UU. por publicar su autobiografía, se ve comprometido cuando el negro del ex premier aparece ahogado en las frías aguas invernales de la costa de Nueva Inglaterra. El libro que deja atrás es una anodina y aburrida autobiografía que los editores rechazan por poco comercial pero que los servicios secretos no quieren bajo ninguna circunstancia que nadie lea. Para sustituirle y reescribir el libro contratan a alguien sorprendente: un negro especializado en escribir autobiografías de estrellas de rock y futbolistas en decadencia que cometerá el error de husmear sobre las causas de la muerte de su antecesor.
El lector acompañará al negro desde un Londres en permanente alerta antiterrorista hasta el frío clima invernal de Martha’s Vinyerad , una isla en la costa este de EE.UU. que es un animado destino de las clases ricas durante el verano y que en invierno es un desierto humano donde sólo se puede encontrar soledad, frío y aislamiento.

Este es el sugerente planteamiento de El poder en la sombra, la última novela de Robert Harris, que había tenido la oportunidad de ver en un puesto de privilegio de mi librería habitual, pero que no pensé en comprarla hasta que escuché la crítica de Víctor Gago en el programa LD Libros.

La temática de El poder en la sombra -la guerra contra el terror islamista- hacía que me resistiese a comprarla: desde que John Le Carré decidió dedicarse a escribir libros de propaganda política en vez de espionaje, tengo inoculada la vacuna contra los novelistas ingleses que escriben novelas con trasfondo político aunque, al final, la recomendación de Víctor Gago y el temor a quedarme sin novelas durante mis vacaciones, hicieron que comprase el libro y lo metiese en la maleta.

Y mis temores eran fundados. El problema de la novela negra con pretensiones de denuncia política es que lo político se vea reducido a propaganda y lo novelesco subordinado a ésta. Y esto no hay buena novela que lo resista. Y es una pena, porque lo burdo de algunos de los argumentos y, sobre todo, la indefensión del atacado -los EE.UU., claro- al que se ridiculiza y no se da la más mínima oportunidad de defenderse, choca con la brillantez del libro en otros aspectos como las descripciones, la visión inglesa de EE.UU. y los estadounidenses, el ritmo, el humor o el sarcasmo. Pero con ese lastre no hay novela que levante el vuelo.

Tampoco he acabado de comprender nunca el problema que tienen los ingleses con EE.UU. ni cómo se puede compaginar un antiamericanismo tan visceral con su solidísima y esquizofrénica relación especial Un antiamericanismo que tengo la impresión de que tiene una base diferente del que se da en resto de Europa y que no sé hasta qué punto es ideológico. John Le Carré en El Topo apuntaba a que se trataba más que nada de un asunto estético, pero decidió matar al traidor para evitar que diera explicaciones al lector sobre las razones de su comportamiento. Tal vez no lo sepan ni ellos o tal vez sea sólo un asunto de grosero nacionalismo.

De cualquier manera, uno esperaría una argumentación algo más consistente que la que muestra el libro. Muchos de los argumentos del protagonista contra la relación especial con los primos nos resultan tristemente familiares; como culpar a la alianza con EE.UU. de haber perdido la tradicional amistad británica con los pueblos árabes y haberse convertido por tanto en objetivo del terrorismo islamista.

Edición: hete aquí que Roman Polansky ha vuelto al cine llevando al cine esta novela. Aquí muestro el trailer.

--------------
Ficha técnica:
El poder en la sombra (Grijalbo, 2008), de Robert Harris.
Título original: The Ghost (2007)
Calificación: Le pierde la pretensión propagandística. 3 Cadáveres (Buena).

Anuncios

5 comentarios to “El poder en la sombra (Grijalbo, 2008), de Robert Harris”

  1. ¿Por que no metes a batia gur?

  2. uncadaverenmiblog Says:

    ¡Anda! el primer comentario que no he puesto yo mismo …

    Juanito y Edu todavía no hablaban cuando me leí a Batya Gur … y la tengo un poco olvidada. Pero es tan buena que merece la pena releerla.

    Un beso.

  3. El libro da bastante miedo estoy seguro. ¡Sigue con esas grandes reseñas!

  4. uncadaverenmiblog Says:

    Hola, Beorn. Gracias por el comentario. Esta novela es buena … te la dejo si quieres dentro de 10 años 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: