El último buen beso (RBA, 2011) de James Crumley

Si James Crumley (Three Rivers, Texas, EE.UU., 1939 – Missoula, Montana, EE.UU., 2009) sólo hubiese narrado las idas y venidas de un pobre diablo por el oeste de EE.UU. tal vez se hubiese convertido igual en un escritor de culto pero con seguridad no hubiese escrito una novela tan buena. El periplo del detective C.W. Sughrue incluye todo el catálogo que se podría esperar de una desmadrada road movie por el oeste de EE.UU.: sexo barato en moteles polvorientos donde nadie hace preguntas, alcohol de garrafón, bares repletos de humo, perdedores y olor a sudor, una nevera en el coche para mantener las cervezas frías y pueblos de mala muerte con sheriffs poco amigos de perroflautas de poco madrugar y menos a pasar por la ducha. El hecho de que al protagonista le hayan encargado localizar a un escritor desaparecido recuerda El largo adiós (Raymond Chandler, 1953) pero este personaje es tan excesivo que podría confundirse con un disparate típico de guionistas de Hollywood pasados de rosca si no fuese porque por el camino acepta un trabajo imposible por $87 USD.

Surghue y quién sabe si también el propio Crumley representan esa ética tan americana de tomar la vida según te llega sin quejas ni celebraciones. La ética del haz lo que quieras siempre y cuando no esperes que sea otro el que pague la factura por ti. Pero al final, lo que hace de esta novela algo más que un desmadre alcoholizado son los $87; es decir, la innegociable compasión por la adolescente que desapareció macerada con melancolía, escepticismo y mucho pesimismo post Vietnam. Así que el detective C.W. Sughrue puede ser un pobre diablo, pero habría suscrito sin dudar las palabras de su antecesor:

Soy un romántico, Bernie. Durante la noche oigo gemidos y voy a ver qué pasa.  (El largo adios, Raymond Chandler)

Excesivo, con más sentido del humor, similares dosis de marginalidad e idéntica exigencia literaria, Crumley recuerda a Lawrence Block. Dos eslabones entre los grandes del género y los que triunfaron a finales del siglo XX. Si ser un escritor de culto es sinónimo de alta consideración por parte de la crítica, elogiosas referencias por parte de sus colegas escritores y pocas ventas, Crumley encarna esta condición mejor que cualquier otro autor. Así lo atestiguan las críticas esparcidas a lo largo y ancho de Internet, los obituarios en los más importantes periódicos anglosajones y el reconocimiento de escritores como Lehane, Pelecanos o Connelly, que vinieron detrás de él, recogieron el testigo del hardboiled americano y que –ellos sí- acabaron convirtiéndose en bestselling authors.

Hollywood le pagó durante diez años por escribir guiones que jamás se convirtieron en películas y ninguna novela suya fue llevada nunca al cine. En una entrevista que le hicieron antes de morir reconoce que no le hubiese importado  haber sido el autor de bestsellers que nunca fue. Lo que no sabremos es cuánto de sus ventas hubiesen dado los autores de bestsellers que le sucedieron a cambio de escribir una novela tan buena como El último buen beso.

——————–
Ficha técnica:
El último buen beso (RBA, 2011), de James Crumley.
Título original: The Last Good Kiss (1978)
Tapa blanda con solapas. 304 páginas.
Calificación: 5 Cadáveres (Excepcional)
About these ads

4 comentarios to “El último buen beso (RBA, 2011) de James Crumley”

  1. A mi tambien me parece una obra maestra, de Crumley tambien lei Un Caso Equivocado, que no era tan redonda como esta, pero me parecio una gozada tambien, creo que este escritor tiene un estilo y obsesiones absolutamente reconocibles. Las mezclas que hace del Noir mas puro, romantico y bronco, del salvaje cachondeo y lirismo me resulta apasionante.

    Por cierto, nunca lei una opinion tuya sobre Walter Mosley, que a mi me parece magnifico ¿y a ti)

    Un beso!!!!

  2. uncadaverenmiblog Says:

    Hola, Natalia. Qué bueno que te sigas pasando por aquí.

    Por desgracia de Crumley hay muy poco editado en España. Hace años le publicaron un par de novelas en una colección descatalogada y que yo sepa, hasta ahora que han reeditado esta novela no se habían vuelto a acordar de él. RBA está publicando viejas glorias como MacDonald o Crumley. Ojalá se animen con las inéditas en español de este autor.

    De Mosley no he leído nada pero me gustaría empezar con él. ¿Cuál me recomendarías?

    Un beso.

  3. Hola!!!!

    De Mosley adoro la saga de su detective negro Easy Rawlins, es uno de mis personajes favoritos de la novela negra contemporanea, mezcla muy bien lo clasico y lo moderno, todo ello con un trasfondo social y racial de Los Angeles en los años 40, 50 y 60. El personaje no para de crecer, envejecer y con el todo lo que conlleva una epoca, El diablo vestía de azul (Esta es la primera)Mariposa blanca, Betty La negra,, Un perro amarillo, Muerte Escarlata y Una Ruba eligrosa entre otras me parecen novelas negras y frescos historicos y sociales memorables. Me encantaria conocer tu opinion sobre Mosley, ppara mi esta a la altura de los clasicos :D

    Saludos :)

  4. uncadaverenmiblog Says:

    Gracias por la recomendación, Natalia, me la apunto. He visto que “El diablo vestía de azul” la edita Anagrama y que no está descatalogada. A ver si cae antes de fin de año …

    Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 285 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: